Este procedimiento modifica la forma y el tamaño de las mamas y la areola, armonizándolas con el resto del cuerpo y proporcionando simetría. Al mismo tiempo, evita dolores de cuello y de espalda, asociados al exceso de peso de las mamas.